Mundial Francia 1998

Habían pasado 4 años y nadie había garantizado el show en una cita mundialista. No lo lograron Romario y Bebeto. Menos George Hagi , el rumano que tuvo sólo unos cuantos visualizaciones en Norteamérica. Tampoco Roberto Baggio y, menos, una promesa que jamás explotó: el argentino Ariel Ortega , que en su instante fue nombrado como el sustituto del D10S Maradona.

Pero sí había alguien a lo mejor impensado. El Rey Zizou. El enorme Zinedine Zidane.

El fracaso de La Roja

España llegaba a Francia 1998 como siempre, con certezas y con inquietudes. Una enorme plantilla iba en busca de romper la historia que le seguía siendo esquiva, en busca de pasar los cuartos de final, una marca que no había podido pasar jamás, más allá de la excelencia que además tuvieron otros muchos players.

Y de esta forma llegaba a Francia una novedosa cita mundialista que no sólo no podría atravesar como hubiese amado, sino que sería humillada al construir las maletas en un santiamén, marchándose en la primera tras empatar con Paraguay , perder con Nigeria en un inolvidable acercamiento y hacer la goleada más importante del Mundial y además la más insignificante, gracias a que el 6-1 frente Bulgaria no serviría para nada.

Argentina y su paternidad mundialista frente Inglaterra

La etapa de grupos no llevaría consigo enormes sorpresas. Salvo la del Grupo D donde España perdería la plaza con la sorpresa del mundial, Paraguay . El resto de las ubicaciones cumplirían con la lógica y los enormes estaban en su salsa, en los octavos de final. Comenzarían a pelearse por la corona.

De hecho dos de los países más poderosos en lo futbolístico, Inglaterra y Argentina , se enfrentarían en la segunda etapa para reeditar el histórico desafío, ese que tuvo peleas épicas y el mismo que se dio fuera del tema futbolístico, en la guerra por las Islas Malvinas donde fallecieron cientos de adolescentes.

El desafío fue emocionante. Goles, fútbol bien jugado, pasión y una llave que se definiría el cotejo con los tiros desde el punto del penalti, ganándolo Argentina por medio de la tremenda actuación del ex portero del Mallorca Lechuga Roa. Un apunte de color: Mick Jagger estaba en las gradas apoyando a Inglaterra y la mala suerte para con los equipos que frecuenta continuar ya se hacía ver.

La alegría no es sólo brasileña

Las eliminatorias a un solo partido se cambiaron en enormes encuentros. Empezando con el del Argentina-Inglaterra , siguiendo por el Francia-Paraguay, el Brasil-Dinamarca, Francia-Italia y hasta el Holanda Brasil. Varios de estos partidos se definirían en tiempos suplementarios, penaltis o teniendo emoción hasta el último minuto. Fueron lo destacado que mostró Francia ’98, quizás uno de los últimos mundiales en los que verdaderamente se jugó bien al fútbol.

Entre tanto y tanto el grupo galo y la verdeamarelha seguían con su sendero y llegaría a una final que en los papeles se enseñaba impredecible. No sólo por la solidez que enseñaron, sino porque las dos plantillas poseían nombres que quedarían en las retinas de todos los espectadores, entre ellos, el ‘Rey’ Zizou y el más grande goleador de la crónica de los Mundiales, el enorme Ronaldo .

En la previa se habló bastante. No sólo por las afirmaciones de las dos plantillas sino porque los comentarios sobre una patología de último instante que habría tenido el goleador carioca eran cada vez más fuertes. En teoría, Ronaldo habría sufrido convulsiones en la noche previo al histórico desafío y Nike , primordial patrocinante de Brasil , habría puesto el grito en el cielo para que esté de todas formas dentro del rectángulo de juego.

Los comentarios, paralelamente, además afirmaban que el Lobo Zagallo habría tenido hasta último instante la duda de si integrar entre los sucesos al goleador o bien poner a Edmundo , pero una dura controversia entre el entrenador y el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Texeira , por último determinó que Ronaldo se muestre entre los once.

AMUNIKE, SOBRE EL PAPEL DE NIGERIA EN EL MUNDIAL DEL 94: «TENÍAMOS CONJUNTO PARA LLEGAR A LA FINAL, PERO HUBO MUCHAS DISPESIONES»
El artículo sigue ahora
El partido tuvo poco de parejo. El grupo francés con el Rey Zizou a la cabeza aplastó sin problemas a Brasil. Fue 3-0, pero podría ser mucha más extensa la distingue en el marcador puesto que, entre tanto y tanto, Emmanuel Petit , se perdería un sin fin de oportunidades visibles para estirar la goleada.

Y de esta forma fue como Zinedine Zidane se encargó de ofrecerle por primera oportunidad en su crónica el encabezado de campeón del Mundo a Francia. Un logro que únicamente él ha podido llevar a cabo acompañado de enormes players como Didier Deschamps, Marcel Desailly, Christian Karembeu y Youri Djorkaeff entre muchos otros nombres que marcaron un profundo cambio en el fútbol francés. Por su fútbol, por su resultado y porque tuvieron la oportunidad de ofrecerle a su gente un encabezado más que esperado. Era justo en su lugar de vida, un dulce lugar de vida.

Messi mejor jugador del mundo